Mercado fluido para la carne

El representante de CNFR sostuvo que China ha estado muy estable en sus compras con
ingresos por US$ 398 millones. En cuanto al volumen exportado, el país asiático también es el
principal destino con el 48% de las compras, seguido del Nafta 18%, y la Unión Europea 12%.
Los cumplimientos dentro de las diferentes cuotas también están estables con respecto al año
anterior. “Se viene utilizando el 100% de la cuota Hilton y la cuota 481 viene en unas 15.900
toneladas, lo que implica un crecimiento de 6.4% con respecto al año pasado. En el caso de
EEUU, se lleva colocada la mitad de la cuota, es decir, igual volumen que el año pasado”.
Estos datos muestran una situación de estabilidad, según destacó Mesa, con una faena que
también se ha mantenido en niveles muy similares al año anterior. “Al principio, el año arrancó
con una faena muy alta, que después decayó un poco”. Agregó que esto demuestra una
dinámica importante, con precios más tonificados que el año pasado, mientras que para el
segundo semestre del año no se prevén grandes cambios.
A su entender, la variación de precios a nivel interno depende de la disponibilidad de pasto y
no a situaciones del mercado exterior. “En la medida que hay menos pasto y menos ganados
gordos, los precios se entonan. Y cuando hay comida y los ganados se engordan, la demanda
se pone más arisca y los precios se bajan”. Por eso asegura que las variaciones de precio no
obedecen a situaciones del mercado exterior. “Por suerte el ingreso promedio de la carne ha
venido subiendo, ubicándose en US$ 3.800 por tonelada, a partir de una mejora en China”.
Sobre la apertura de nuevos mercados, Mesa sostuvo que es un tema de preocupación de
todo el sector. “Me parece que hay que mejorar mucho los mercados existentes en cuanto a
las políticas de aranceles. Ya lo hemos manifestado al Poder Ejecutivo y al Ministerio de
Relaciones Exteriores”. Recordó que actualmente se pierden unos US$ 250 millones por
concepto de aranceles, dinero que podría derramarse a todo el sector productor.
Mesa destacó que el Instituto Nacional de Carnes siempre está trabajando en nuevos
mercados, como el caso de Japón o México, que hoy no están atendidos, pero también se
trabaja mucho en mejorar el acceso a los ya existentes.
Sobre la exportación en pie, que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos 5 años,
Mesa sostuvo que ha tenido un efecto removedor dentro de la cría, que ha sido el aparato más
rezagado dentro de la ganadería. “Los criadores están sobre los suelos más pobres. La
exportación en pie, ha otorgado un precio razonable para los terneros poniendo otro negocio
sobre la mesa, dinamizando a los criadores”.
Por otro lado, si se analizan los datos de preñeces del año pasado, y pensando en lo que fue
este año con la seca, era de prever que los números bajaran, pero no fue así. “Me parece que
es justo decir que esto se dio porque hay una nueva opción de negocio que llevó a que se
tomaran ciertas medidas en la cría para que las preñeces no cayeran”.

Para Mesa, la exportación en pie aporta una serie de elementos al negocio ganadero, que
antes no estaban, como la posibilidad de predecir el negocio, haciendo negocios a futuro. “Se
pueden vender los terneros de aquí a dos o tres meses o hacer una suplementación de esos
terneros porque sabemos el precio final al que los vamos a vender”. Esto le otorga gran
seguridad y estabilidad al negocio. De todas formas, se mostró preocupado por la dependencia
que hay con el mercado turco. “Habrá que trabajar más en eso para hacerlo más estable y que
pueda provocar una dinámica mayor en el sector criador”.
Mesa sostuvo que hoy la preocupación es que falten terneros, por eso desde su gremial, CNFR,
se trabaja para que se produzcan más terneros, siendo más eficientes dentro del rodeo, pero
no limitando la exportación en pie.