“Soy optimista en que el precio del ganado suba”

La escasez de ganados gordos y para el campo se está haciendo sentir, lo que queda
reflejado en los precios y la poca oferta en las ferias y remates por pantalla. Los valores
de los ganados para reposición han estado relativamente constantes durante todo el
año, sin bajas significativas y con buenos picos al alza, lo cual calificó como muy
positivo.
“Hoy el mercado está con un poco más de demanda que de oferta. Hacia adelante veo
que el mercado se va a mantener, o incluso podría tener alguna suba”, sostuvo Birriel.
Para el operador, la oferta de ganado gordo va a tardar aún más en aparecer. “Las
praderas que se comen no vuelven con la rapidez o la fuerza de otras épocas del año.
Eso hace que la comida se vea más resentida, salvo en los casos en los que se
suplementa para terminar los ganados”, aseguró.
En cuanto a la reposición, la demanda por terneros enteros sigue siendo firme por la
exportación de ganados en pie que este año viene siendo muy dinámica. “Es una de las
salidas importantes que tenemos, provocando que los precios no bajen. Esto se refleja
además en el resto de las categorías”. Birriel agregó que incluso ya prácticamente no
hay novillos formados.
Sobre la demanda en otras categorías, sostuvo que a medida que nos acercamos a la
primavera, época de parición de las vacas, los ganados preñados van a ir aumentando
su valor. “Los precios de los ganados con garantía de preñez tienen un plus de precios
porque es un negocio corto. Los ganados paridos también son negocios interesantes
porque, al dejar de amamantar al ternero, ya se puede pensar en volver a entorar a
esa vaca o engordarla, y por otro lado criar al ternero para exportación”. Agregó que
otros negocios cortos como la vaca de invernar o el novillo formado, también tienen
hoy buena demanda.
Hacia adelante el operador estimó que el mercado continuará con cierta estabilidad.
“De aflojar un poco estos fríos, va a haber algo más de comida, pero si esto no pasa,
los ganados van a demorar en terminarse”. Birriel destacó la oportunidad de negocios
que hay hoy, como la exportación de animales en pie que ha dinamizado al ternero,
pero también la venta de vaquillonas Angus a China, la firmeza del ganado gordo y la
fluidez en las colocaciones de lanares. “No veo grandes sorpresas hacia adelante, sino
que más bien soy optimista en cuanto al precio de los ganados”, sentenció.