Scayola: “La conquista del mercado chino nos liberó”

Gastón Scayola, director del frigorífico San Jacinto, sostuvo que en el país asiático y en Brasil se colocan los volúmenes más importantes, mientras que en Europa se colocan los cortes de mayor valor. Scayola destacó por otro lado las oportunidades que se abren para Uruguay con el compartimento ovino, aunque sostuvo que es fundamental estabilizar la producción, ofreciendo un volumen importante y uniforme. Por otro lado, aseguró que, para defender la mano de obra local, así como se exporta ganado en pie, se debería importar de la región para de esta manera ocupar la capacidad ociosa que hoy tiene la industria.
“Los niveles de producción de la zafra han sido muy altos. Entre setiembre y diciembre, nuestra planta estará faenando 150.000 corderos y en el resto del año otros 120.000, por lo cual es un buen año para el cordero”, explicó el industrial. Los precios han sido relativamente estables debido a que China mueve poco los valores. La devaluación en Brasil no tuvo impactos significativos, lo que permitió colocar importantes volúmenes en ese destino. Sobre fin de año Europa detuvo algo sus compras, bajando un poco los precios. “Recién por febrero comenzará a comprar nuevamente”, explicó el director de San Jacinto.
En cuanto a la figura del compartimento ovino, Scayola dijo que fue el camino para ingresar a EEUU y para ahora buscar otros mercados, pero agregó que hay que trabajar para lograr ofrecer un volumen estable y que represente una posibilidad cierta de abastecimiento. Recordó que actualmente hay tres compartimentos ovinos operando, pero “es necesario planificar nuestro trabajo para ver cuánto podemos producir y para ver en qué fechas salir. Esto es clave para fijarse objetivos que se deben lograr. Y con eso nosotros podemos salir al mundo a ofrecer el producto”.
Scayola señaló que las muestras que se han enviado a EEUU han sido bien recibidas y demuestran que Uruguay puede ser competitivo con Australia, además de que el país es creíble y confiable. Pero aseguró que es fundamental afinar en volumen y calidad para profundizar el mercado americano. “Luego, con esas credenciales, hay que lograr entrar en México que es una solución para el ovino adulto y luego tratar de conquistar a Europa”. La carne que proviene de compartimentos alcanza un valor entre 15% y 30% superior al resto. De todas formas, aseguró que es necesario tener el mercado estabilizado con el fin de ver las reales diferencias de valores para posteriormente trasladarlo a los productores. “Es el futuro del rubro”.
El industrial explicó que los precios aún están lejos de los valores que se paga por la carne de Australia o Nueva Zelanda ya que “no somos un proveedor reconocido en estos cortes. Tenemos que hacer el esfuerzo de que los consumidores elijan ese producto que vino de Uruguay”, ya que explicó que están acostumbrados al producto australiano desde hace 20 años. Por eso aseguró que es fundamental generar una calidad uniforme y contar con un volumen estable para ocupar una parte del mercado. Con el producto allí, los consumidores accediendo a esos cortes además de con INAC y las industrias haciendo promoción, el producto se reconoce y los precios mejoran.
Por otro lado, el director del frigorífico San Jacinto se refirió al consumo en la época estival, donde generalmente se da un incremento en la demanda. “A nivel de clase media, en esta época se consume mucho asado y colita de cuadril, mientras que los grandes hoteles 5 estrellas y el público de Punta de Este nos permiten vender un poco más de los cortes más caros”. Lo que define la realidad de la producción uruguaya es la exportación, pero sostuvo que hay expectativas de que sea un buen año en cuanto al consumo en el verano. De todas formas, aseguró que en Uruguay no hay cultura de ofrecer cortes ovinos en los restoranes, supermercados u hoteles. “Hay países como Brasil en los que el cordero ocupa un lugar habitual y se debería trabajar en eso”.
Sobre la importación de carne, Scayola señaló que conspira contra la producción local, pero destacó que el mercado tiene que estar abierto. “Deberíamos lograr lo mismo a nivel industrial. Si se puede importar carne también deberíamos poder importar ganado de la región para aumentar la capacidad de producción de la industria uruguaya que tiene estructura ociosa para llenar. Es una eterna aspiración de la industria. Así como hay exportación de ganado en pie hacia Turquía que defiende la mano de obra local, nosotros deberíamos hacer lo mismo para que nuestras plantas trabajen a full”, puntualizó.

Frases
“las muestras que se han enviado a EEUU han sido bien recibidas y demuestran que Uruguay puede ser competitivo con Australia, además de que el país es creíble y confiable”
“La carne que proviene de compartimentos alcanza un valor entre 15% y 30% superior al resto”
“Tenemos que hacer el esfuerzo de que los consumidores elijan ese producto que vino de Uruguay, ya que están acostumbrados al producto australiano desde hace 20 años”
“Si se puede importar carne también deberíamos poder importar ganado de la región para aumentar la capacidad de producción de la industria uruguaya que tiene estructura ociosa para llenar”