Un reconocimiento que nos da `chapa´ es ésta apertura de mer

La salida del primer embarque de carne a Japón significó el fin de una etapa larga que terminó exitosamente, y el comienzo de una etapa que implica comenzar a desarrollar el mercado. El presidente del organismo cárnico resaltó que el primer embarque haya salido a una semana de que se efectivizó la apertura del mercado. “Éstas empresas corrieron para cumplir con los clientes que les estaban pidiendo muestras de lo que es capaz de producir el país. Fue una mezcla de productos cubriendo cortes finos y enfriados como lomo y bife ancho, y carne congelada en bloques, trimmings y carne procesada”.
Stanham aseguró que hay más empresas preparando nuevos embarques al tiempo que señaló como relevante el hecho de que pueda exportarse la producción típica de Uruguay. “Los mercados que nos aceptan todos estos rubros son los que, a la larga, son más atractivos para nosotros”.
El presidente de INAC destacó que desde el 2016, cuando el presidente Tabaré Vázquez viajó por primera vez a Japón, han recibido llamados y consultas de importadores interesados en adquirir los productos uruguayos. “Había mucha avidez de los importadores por saber cuándo se empezaba a embarcar”. Stanham recordó que Japón importa unas 600 mil toneladas, a precios elevados. Si bien el consumo de carne per cápita es bajo en ese país, está en ascenso, lo que abre expectativas favorables. “Ésta apertura es un reconocimiento que nos da ‘chapa’. Con este destino para la carne uruguaya el sector acumula experiencia en el mercado asiático, que es donde está el futuro de la carne porque allí el consumo tiene un gran potencial de crecimiento. Conocemos mucho China y ahora vamos a conocer Japón”. Mientras en los países desarrollados como los de Europa o en EEUU el consumo de carnes rojas está estabilizado, en Japón está en aumento, lo que, sumado a que el poder adquisitivo de su población es alto, implica grandes expectativas para el comercio de carnes.
Por otro lado, del 4 al 8 de marzo, Uruguay participará de la feria Foodex Tokio en la que INAC estará presente junto a Uruguay XXI. Stanham aseguró que en esta feria, en la que participarán todas las empresas habilitadas para exportar desde el pasado 7 de febrero, habrá importadores locales. Por tal razón se realizará un evento para 150 personas con degustación de carne uruguaya, la cual ya viajó en el primer embarque. Stanham recordó que el año pasado Uruguay participó por primera vez de esta feria con 5 o 6 exportadores, pero este año se anotaron 16 para viajar, además de intermediarios, lo que da una señal del interés que hay en el sector.
Sobre las oportunidades de competir que tiene Uruguay en este país, el presidente de INAC sostuvo que si bien Uruguay tiene algunas desventajas, no significa que no se vayan a cerrar negocios. “China es muy competitivo en Japón, Brasil y Argentina también están presentes, y Europa y EEUU están muy bien posicionados”.
Recordemos que los países que no tienen Tratados de Libre Comercio (TLC) con Japón, por reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), pagan todos el mismo arancel de 38,5%.
“Es sustancioso porque saca precio pero no lo traslada hacia adelante. El exportador va a recibir menos valor porque el arancel le roba precio. Así es el juego; si los valores le sirven al exportador, va a vender allí, sino colocará en otros destinos. Lógicamente que las condiciones de Australia, que tiene un TLC con Japón son mejores que las nuestras, pero no quiere decir que no vamos a poder vender”.
También recordó que si Japón supera su nivel de importación, tiene una cláusula que implica subir a 50% el arancel a todos los países con los que no tiene un TLC, cláusula que aplicó a fines de 2017 y principios de 2018. “Nos hubiera pasado a nosotros como le pasó a EEUU. Los que tienen ventajas son Europa, Australia, y todos los países del Pacífico que hicieron su tratado del que EEUU se separó tras la asunción de Donald Trump”.
El presidente del organismo cárnico resaltó que hay países como México que tienen un menor arancel, de 7%, pero que son menos atractivos para exportar. En Corea, el arancel es de 40% pero se exporta más que al país azteca. “El arancel es algo que hay que tomar con relatividad. Nos quita precio, pero no necesariamente nos deja fuera de mercado”.
Por eso, Stanham destacó que en la agenda está trabajar en acuerdos de libre comercio porque son apuestas a largo plazo. Recordó que según informó el propio canciller Rodolfo Nin Novoa, hay conversaciones con Corea, Canadá, Unión Europea, Singapur y países europeos como Suiza y Noruega.
En cuanto a los países del sudeste asiático, sostuvo que ya se tiene el acceso para vender carne vacuna y ovina a Singapur, con 9 plantas habilitadas para exportar carne con y sin hueso, pero aseguró que es necesario mejorar las condiciones de acceso, ya que actualmente se está vendiendo muy poco. En cuanto a Vietnam, sostuvo que ya se está trabajando en los temas sanitarios para lograr su habilitación. Stanham señaló que muchos de estos países tienen la limitante del rito Halal y muchas plantas no están dispuestas a realizar toda su faena anual bajo este rito, como exigen, aún para vender a los países que no lo demandan.
Por último el presidente de INAC se refirió a la cuota 481 asegurando que las negociaciones entre EEUU y Europa continúan y, hasta ahora, no ha habido novedades de cuánto de la cuota se dejará a terceros países. “Luego de que haya un acuerdo, hay procesos administrativos y cuestiones formales entre la UE y EEUU por lo que es de prever que no haya cambios este año. Por eso tenemos que aprovecharlo”, resaltó.