Se prevé una alta venta de reproductores

La oveja precisa más bien climas secos por lo que los días lluviosos y las altas temperaturas generan dificultades. “Son dificultades que, por suerte, están todas estudiadas con sus validaciones que los técnicos ya conocen”, sostuvo el especialista. Sabido es que el calor y la humedad son sinónimos de parásitos internos, por lo que es fundamental el cuidado contra el haemonchus. “Tenemos que tratar a la oveja y evitar este parásito, sobre todo cuando estamos en pleno destete”, sostuvo Bonino. Agregó que estas condiciones también predisponen a los problemas podales dentro de los cuales el pietín es la enfermedad más importante por su efecto contagioso y por las altas pérdidas que ocasiona.
Las condiciones climáticas también favorecieron el crecimiento de las pasturas naturales y mejoradas, con mucho rebrote y oferta de comida en los campos, lo que provoca que la humedad quede retenida en el suelo. “Esto predispone a los problemas podales y las afecciones de endoparásitos como haemonchus y gusano del cuajo, así como a la bichera”. Bonino explicó que, en este momento, tanto en vacunos como en lanares, la presencia de miasis o mosca de la bichera es muy importante. “Están dadas las condiciones para que la mosca se multiplique, apareciendo mucho cuando hay enfermedades podales. El barro queda entre los dedos y cuando se seca y cae, provoca una llaga que es infectada por la mosca. Por eso, en este momento es importante curar antes de que la infección se complique más, y no solo prevenir”.
Bonino agregó que la oferta parasitaria en los campos es tan grande que, por mejor antihelmíntico que se utilice, en 15 o 20 días las ovejas volverán a estar llenas de lombrices. “Hay que estar muy arriba de los animales y hacer exámenes coprológicos. Mi recomendación es hacer más de una dosificación, tratando de aprovechar momentos claves. Por eso pienso que ahora, en el momento del servicio, es necesario hacer una dosificación que limpie bien a los animales para aprovechar el primer celo”. De hecho, en ese primer celo, es cuando se alza y se preña el 80% de las ovejas. Por eso entiende que necesario aprovechar ese momento para desparasitar, aunque luego vuelvan a adquirirlos. “Esa sería una toma estratégica o táctica. Sabemos que no es la mejor manera de combatirlos porque tendríamos que tener el campo limpio, pero en este momento es muy difícil lograrlo”.
El técnico del SUL sostuvo que más allá de estos problemas sanitarios, las ovejas están en un estado excelente. “No tengo la menor duda que va a haber un celo muy bueno. Además, estamos ante una zafra de carneros que, por lo que hemos podido ver a nivel de las distintas cabañas entre las distintas razas, va a ser muy buena. Vemos que Uruguay tiene una numerosa cantidad de razas con un nivel genético excelente, con datos objetivos como los EPDs (Diferencia Esperada de Progenie), y con datos subjetivos como lo son los controles de calidad o tatuajes. Todo esto está siendo manejado por cabañeros que saben lo que es producir este tipo de animales”. Por eso entiende que va a ser una zafra buena en la que los productores se van a poder hacer de excelentes carneros que permitan crecer en producción y aumentar los ingresos. Agregó que el productor deberá hacer un esfuerzo para incorporar genética de avanzada que termina redundando en una mejor productividad.
El estado de los reproductores, en tanto, también es muy bueno. “Estos animales precisan de un cuidado extra para evitar los problemas sanitarios que comentábamos. Hay muchos establecimientos, y sobre todo a este nivel de cabañas, que tienen erradicado el pietín o lo tienen muy controlado para que ninguna afección podal se transforme en una miasis”.
Por otro lado, el especialista resaltó el buen momento que vive la oveja, con una lana muy firme en el mercado internacional y con mucho interés por carne ovina. “El mercado lanero está muy atractivo, más que nada para la lana fina, pero también se está moviendo para las razas doble propósito y hay precios también para las lanas menos finas”. El mercado de la carne, en tanto, está sostenido con mucho interés de China y de Brasil y con EEUU, a través de los compartimentos, como mercado a explotar.
Por último, Bonino resaltó la necesidad de seguir buscando soluciones a los perros que hacen destrozos en las majadas, así como el abigeato que implica muchas pérdidas para un rubro golpeado.