Soja con mejores señales que 2018

Para el analista, después de un freno en el comercio entre ambos países durante por lo menos 8 meses, la cumbre del G20 desarrollada en Argentina marcó una tregua de 90 días en donde hubo avances y retrocesos en las negociaciones. “Hay que analizar el impacto que dejó la crisis entre ambos países”, sostuvo de la Puente. A su entender, si la crisis continuaba el impacto iba a ser nefasto. Por eso considera que estas negociaciones y el hecho de que China siga comprando soja en EEUU es un buen mensaje para el mercado.
Por otro lado, el ingreso de la cosecha sudamericana, con una menor producción de Brasil y una mayor de Argentina, Paraguay y Uruguay, está haciendo que el mercado quede más equilibrado. “Ya sabemos que la cosecha brasilera no será buena. De un potencial de 130 millones de toneladas, hoy se discute que podría haber entre 112 y 114 millones. De todas formas el mercado tendría que sopesar mejor la pérdida de cosecha en Brasil”, por lo que ocurrirá en el resto de los países de la región, estimó el analista.
Además, de la Puente explicó que es claro que EEUU sembrará menos área de soja, estimándose una caída de casi 2,7 millones de hectáreas. Debido a que las relaciones de precios no están dadas a favor de la oleaginosa, los agricultores americanos, que son maiceros por excelencia, se van a volcar a sembrar maíz, explicó de la Puente. Pero todo esto entiende que son aspectos atemporales, ya que lo que hay que resolver es el conflicto comercial para que luego sí jueguen los fundamentos propios del mercado. De la Puente aseguró de todas formas, “la soja tiene mejores fundamentos que los que se tuvo el año pasado, pero hay que darle tiempo”.
El director de la consultora Nóvitas, sostuvo que la forma de atravesar esta campaña depende de la capacidad financiera de cada empresa. Agregó que para el productor que debe vender en cosecha, las operaciones de cobertura previa son fundamentales para administrar los riesgos, mientras que el que tenga capacidad financiera cuenta con la posibilidad de esperar y vender en el momento adecuado. Recordó que el mercado de la soja es uno de los más volátiles a nivel mundial, por lo cual, el que esté preparado para esperar el momento para vender, tiene mejores condiciones de competitividad que aquel que tiene que vender en plena trilla.
A su entender, en el segundo semestre del año se van a ver mejores precios, siempre y cuando en marzo se cierre un acuerdo entre EEUU y China.
En cuanto al trigo, de la Puente sostuvo que el golpe que tuvo la producción en los principales países productores fue la causa de que los precios se mantuvieran firmes en las diferentes posiciones. Sin embargo, este año se sembró más trigo en el hemisferio norte, la Unión Europea y la Unión Soviética, lo que arrastrará los precios hacia adelante. “Yo no dudaría en tomar posición hoy en un mercado con precios que reflejan una situación internacional que puede cambiar si la cosecha en julio es buena”.
De la Puente señaló que en Argentina hay mercado todo el año, mientras que en Uruguay no, por lo cual recomendó tomar posiciones lo antes posible, teniendo en cuenta los cambios que podría tener el mercado hacia adelante. De la Puente agregó que de las 12 millones de toneladas de trigo que Argentina tendría para exportar, ya hay colocadas 10 millones. Esto pone al mercado del trigo en una situación estrecha a nivel regional. “Si hoy es rentable y tiene un buen margen, es una cuestión de administración de riesgos. Yo recomiendo que los productores tomen coberturas porque las rentabilidades son extraordinarias con la posibilidad de una cosecha normal”, sentenció.