El invierno está ayudando al control sanitario

El invierno está ayudando al control sanitario

Las bajas temperaturas registradas semanas atrás, con registro de heladas ayudaron al control de la garrapata que venía con un desarrollo importante. Lauro Artía, integrante del Centro Médico Veterinario de Paysandú destacó que la situación sanitaria en esa zona es buena, y reco


2019-07-31


El invierno está ayudando al control sanitario
Si la vacunación de las terneras se hiciera a nivel nacional, habría un mayor control y cada vez que se detectara un foco habría menos animales susceptibles
El invierno está ayudando al control sanitario
Las bajas temperaturas registradas semanas atrás, con registro de heladas ayudaron al
control de la garrapata que venía con un desarrollo importante. Lauro Artía, integrante del
Centro Médico Veterinario de Paysandú destacó que la situación sanitaria en esa zona es
buena, y recordó que gracias a la vacunación contra la brucelosis se pudo controlar la
enfermedad, la cual llegó a tener más de 60 focos meses atrás.
El veterinario comenzó analizando la situación de la garrapata asegurando que con las heladas
“hubo una limpieza natural. Sabemos que con los fríos se logra controlar muy bien a las larvas.
Esperamos que hayan disminuido la cantidad que pueden sobrevivir en el invierno y que son
las que dan origen a la primera generación de garrapata en agosto”.
Artía recordó que en su zona el principal problema al que se enfrentaban era la brucelosis,
pero con la vacunación se logró un buen control. “Estamos en una situación de mejoría, han
aparecido pocos focos y se han cerrado varios por lo que pensamos que tenemos un mejor
panorama en el departamento”. Recordó que hace unos meses llegó a haber más de 60 focos,
lo que motivó solicitar la vacunación. “Cada semana aparecía un foco nuevo y de haber pocos,
se pasó a un escenario muy preocupante que generó una alarma”. Artía explicó que la
instrumentación de la vacunación se dificultó un poco al principio, pero “la verdad es que
cambió la situación. La idea es seguir con ella”.
El integrante del Centro Médico Veterinario de Paysandú recordó que cuando se instrumentó
la medida se pensó en tomarlo como un piloto para luego analizar si justificaba a o no
instrumentarlo a nivel nacional. “Si la vacunación de las terneras se hiciera a nivel nacional,
habría un mayor control y cada vez que se detectara un foco habría menos animales
susceptibles por lo que con dos o tres sangrados se controlaría el foco y se erradicaría la
enfermedad. Cuando no hay antecedentes de vacunación, la dispersión de la brucelosis es
mayor y ahí es cuando la erradicación de ese foco se nos hace difícil y nos lleva mucha más
cantidad de sangrados”. Por eso entiende que la vacuna es una medida que vale la pena
instrumentar para el control de la enfermedad a nivel país.
En cuanto a la condición general de los ganados, Artía sostuvo que si bien los fríos han hecho
sentir la base forrajera y los animales perdieron un poco de estado, están muy bien. “Los
campos se han ido y los animales están comiendo los restos secos, más encañados y las
pasturas de menor calidad. Pero los ganados están mantenidos y en buen estado. Los días son
más largos y hay más sol. En los campos que hay verdeos o mejoramientos, se empezó a ver el
verde”. Para Artía los ganados perdieron más estado con el temporal de 15 días de lluvias que
con las bajas temperaturas. Aseguró que los fríos son normales para la época mientras que las
lluvias y exceso de humedad tienden a ser muy perjudiciales.
Por otro lado el veterinario de Paysandú analizó los buenos resultados de preñez en su zona,
asegurando que si bien se observa un mayor uso de tecnologías, esto se debe a las mejores
condiciones durante la primavera y el verano. Artía sostuvo que, si bien hubo más destete
precoz, un poco más de destete temporario y mayor uso de inseminación artificial a tiempo
fijo, no se podría afirmar que los buenos resultados reproductivos se deben a eso sino al buen
estado corporal de los ganados durante el período reproductivo.

En cuanto a los ovinos, Artía destacó la aparición de más focos de sarna. “Veníamos muy bien,
pero los episodios de lluvias fueron perjudiciales, apareciendo muchos focos de sarna”. Señaló
que, si bien con las esquilas se logra un mayor control, muchas veces la máquina para esquilar
termina siendo un vector de trasmisión. “Estamos tratando de que los productores realicen
tratamientos preventivos al momento de la esquila, para evitar contagios con la máquina”.
Artía recordó también que cuanto más en conjunto trabajen los productores, mejor será el
control de la enfermedad.