Esperan reactivación del mercado chino para fines de febrero

Volver
Esperan reactivación del mercado chino para fines de febrero
  • MERCADO CÁRNICO

  • Esperan reactivación del mercado chino para fines de febrero

  • Tras una misión oficial de las autoridades del Instituto Nacional de Carnes (INAC) que buscó palpar la nueva realidad del mercado chino previo al Año Nuevo Lunar, el presidente del organismo cárnico Federico Stanham y el gerente de Marketing Lautaro Pérez

    informaron que se espera una reactivación del mercado para fines de febrero o
    primeros días de marzo. En la conferencia informaron que la caída del 30% en los
    precios de la carne bovina importada es coyuntural, al tiempo que hay entre 33.000 y
    35.000 toneladas de carne peso carcasa por renegociar.
    - El presidente de INAC resaltó que China “seguirá como principal mercado para las carnes bovinas
    uruguayas, con un comportamiento estructural muy especial porque tiene arancel bajo, no tiene
    cupos en las toneladas exportadas, y demanda y valoriza todos los cortes del animal”. De todas
    formas reconoció que habrá un reacomodo en los negocios, lo cual llevará algunos meses.
    Recordó que en 2019 los precios de la carne exportada a China tuvieron un crecimiento gradual y ya
    en mayo registraron un aumento de 5%. Posteriormente, en junio el valor de la tonelada subió 13%
    por encima de los valores de principio de año, para luego en octubre cerrar un 28% superior a los
    precios de comienzo de 2019 y en noviembre un 34%. Además, se dio un gran pico en la segunda
    semana de diciembre con precios 39% superiores a los de comienzo de año, “algo pocas veces
    visto en el comercio mundial de la carne”, sostuvo Stanham.
    La necesidad de carne debido a la fiebre porcina y la posterior suba en los valores de la misma llevó
    a que el gobierno del país asiático tomara medidas como incrementar la cantidad de proveedores y
    plantas que lo abastecen. Además del gran empuje aumentando la oferta de carne importante,
    trabajaron para mejorar la logística y los accesos aduaneros, “todo buscando que no se cortara la
    cadena de suministro de carne al país”.
    Stanham explicó que tras la suba de precios que provocó un menor consumo local, hubo un quiebre
    de tendencia para los nuevos negocios provocando una baja de 30% en los valores con respecto a
    la “euforia de noviembre”. Los negocios ya pautados, en tanto, están siendo ajustados en cuanto a

    sus precios y los plazos, resaltando que incluso hay contenedores abandonados, es decir, envíos
    cancelados.  
    El presidente de INAC señaló que hubo dos señales de que esto iba a suceder. Por un lado, en
    agosto se dio un aumento del índice al consumo en China debido al incremento de los valores de las
    carnes en general. Por otro lado meses después hubo un pedido del gobierno asiático a los
    exportadores para que miraran al largo plazo y no solo aprovecharan el momento.
    Los problemas con los negocios pautados comenzaron ya a fines del mes de diciembre, por lo que
    se resolvió ir a China los primeros días de enero para poder medir el mercado previo al Año Nuevo
    Lunar que empezó el pasado viernes y que paraliza al país durante 20 días.
    Por su parte, Lautaro Pérez, gerente de Marketing de INAC, sostuvo que la corrección violenta y
    brusca en los precios fue, no solo para Uruguay, sino para el resto de los importadores, sobre todo
    de la región. Reconoció que estos meses de ajuste generan un enorme estrés para la industria
    exportadora ya que se generan “problemas administrativos con costos más altos, problemas
    económicos porque las ventas se realizan a un precio más bajo de lo que se compró (la materia
    prima) y un problema financiero”, resaltando que las cargas a China bajaron 60%.
    Pérez señaló que la suba significativa que se dio en los valores de la carne provocó una retracción
    del consumo desde fines de noviembre en adelante. Esto generó un enlentecimiento de las ventas
    en el mercado interno chino, dificultando las nuevas importaciones. A esto se sumó que en el último
    trimestre de 2019 China importó 528.000 toneladas de carne bovina peso embarque, cerrando el
    año con importaciones por 1,66 millones de toneladas, es decir, un 60% más que el año anterior. “La
    oferta creciente y muy abrupta de importación de carne, y con la demanda retraída, hizo colapsar en
    China el sistema de cadena de frío y el sistema comercial. Eso es lo que llevó, en parte, a la abrupta
    caída de precios”, agregó el gerente de Marketing de INAC.
    Pérez recordó que desde 2012 hasta ahora, el mercado asiático venía registrando precios en suba,
    por lo cual los exportadores no tenían incorporado el riesgo de baja.
    Sin embargo, Pérez sostuvo que el colapso de precios es temporario. “La tendencia de la baja de
    valores que se vio hasta ahora en el mercado, parecería haber llegado a un piso. Hay que ver cómo
    se mueve (el mercado) pasado el Año Nuevo Lunar. Las referencias para Uruguay hoy están muy
    parecidas a las del primer trimestre de 2019”. 

    El gerente de Márketing de INAC sostuvo que los niveles de stocks de carnes en los puertos son
    elevados, lo que podría ejercer alguna presión adicional. “Digerir los actuales stocks de carne que
    tiene China llevará meses, probablemente hasta fines de abril”. Teniendo en cuenta que hay unos
    45 días de tránsito al país asiático y considerando que hay stocks hasta fines de abril, “es de
    esperar que el mercado importador comience a reactivar sus compras a fines de febrero o principios
    de marzo”.
    Mirando el largo plazo, Pérez sostuvo que en 2020, China va a aumentar sus importaciones de
    carne con respecto al año pasado, no a tasas de 50% o 60% pero sí va a seguir aumentando sus
    compras. Además sostuvo que “va a seguir siendo el principal importador de carne vacuna del
    mundo, además de continuar marcando las pautas del comercio internacional de carnes y de sus
    precios”.

  • 2020-01-29

  • pantallauruguay.com.uy