La locomotora del País

Volver
La locomotora del País
  • Economía

  • La locomotora del País

  • Si Uruguay duplicara la producción de carne, se generaría un aumento acumulado de 10% del PBI, destaca el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres).

    El informe sostiene que la producción de carne posee un gran potencial de crecimiento y de arrastre de otros sectores de la economía, por lo que vale la pena el esfuerzo que se pueda hacer para lograr el objetivo de aumentar sustancialmente dicha producción en Uruguay. Además se destaca que, por cada peso invertido en la producción del sector, se multiplica por 3,5 en la economía, lo cual es un número relevante.

    El trabajo del Centro sobre cuál es el impacto de aumentar la producción de carne en la economía uruguaya surge por la necesidad de explorar cuáles podrían ser los motores que se deberían encender para lograr nuevamente un crecimiento de dicha economía. Ignacio Munyo, director ejecutivo de Ceres, recordó que nuestro país no crece de forma sustantiva desde el año 2014 y señaló que, si bien hay sectores que han tenido impulso de crecimiento en estos años, no tuvieron la magnitud de empujar al resto de la economía. “Empezamos a buscar el “malla oro”, analizando qué sectores son los que podrían pedalear adelante.
    Argumentó que al cierre de 2019 los datos de exportaciones uruguayas mostraron que en ingresos generados el sector número uno es la carne (16% del total de exportaciones), segundo el turismo (15%), tercero la celulosa (11%), cuarto la soja (7%) y quinto los lácteos (5%). Si bien consideró que el sector cárnico no es el único capaz de vestir la camiseta de “malla oro”, sí es el candidato.
    Lo primero que llama la atención es que Uruguay tiene un volumen de producción de carne que está estancado en las 500.000 toneladas. “Hace 12 años que no se logra superar estos niveles”, por eso analizó porqué y qué impacto tendría si se lograra ese salto. Agregó que cuando se mira en perspectiva cuánto derrama la carne sobre el resto de la economía, es de los sectores que tiene impacto directo más alto, superando al sector lácteo y al de la celulosa, además del rubro hotelero, la construcción, etc.
    “Cada peso invertido en la producción del sector cárnico, se multiplica por 3,5 en la economía, lo cual es un número relevante”, destacó Munyo.

    “Si se duplicara la producción de carne, el impacto directo ascendería a USD 2.670 millones, el impacto indirecto a USD 4.458 millones y el impacto inducido a USD 4.692 millones. Por lo tanto, el impacto total ascendería a USD 11.821 millones, en todos los casos, en términos de valor bruto de producción. El impacto total contribuiría con el PBI en un monto aproximado a USD 4.926 millones”, señala el informe. De todas formas, Munyo señaló que, por los ciclos biológicos de la ganadería, esto no se lograría en pocos años.
    El informe destaca que las principales áreas de la economía impactadas serían los criadores de ganado, los servicios ganaderos y la actividad de frigoríficos. “Los sectores más afectados positivamente por el derrame que genera el aumento de la producción de carne son los mayores vendedores de insumos para esta actividad”. A su vez, sostiene que la producción de cultivos utilizados como praderas y los servicios agrícolas que estos implican sería de los más beneficiados del derrame.
    Ceres asegura que la producción de carne posee un gran potencial de crecimiento y de arrastre de otros sectores de la economía. “Siguiendo la metodología tradicional de cálculo de impacto total”, el centro obtuvo “un multiplicador indirecto de 1,67 que genera la producción de carne a lo largo de toda la cadena de valor y un multiplicador extra de 1,76, inducido por el impacto que generarían las remuneraciones sobre la economía uruguaya”. El informe agrega que “estos valores son individualmente muy superiores al promedio observado en otros sectores económicos”, y “si se toman ambos multiplicadores conjuntamente (3,43)”, el resultado es un “gran impacto” en la actividad económica.
    Por otro lado, Munyo destacó que el sector genera 100.000 puestos de trabajo, y si bien aumentar la producción no implicaría duplicar los puestos de trabajo, se podrían generar unos 40.000 nuevos empleos. “Es un sector que no solo tiene impacto a través de PBI sino que tiene potencial para aumentar sustancialmente el empleo en el Uruguay cuando estamos en un contexto de mucha necesidad de puestos de trabajo”.
    El informe sostiene que “el país tiene condiciones naturales, conocimiento acumulado e inversiones hechas a lo largo del tiempo para que aumentar la producción de carne sea posible. El sector puede hacer una gran contribución que impulse un nuevo ciclo de expansión productiva en Uruguay”, enfatiza.
    Agrega que se espera que la demanda externa sea creciente en los próximos años, por lo que es un objetivo alcanzable poder duplicar la producción de carne en el mediano plazo. “Eso sí, para lograrlo será necesario entender a fondo dónde están y cómo levantar las barreras que hoy lo impiden, para generar los incentivos necesarios a lo largo de toda la cadena productiva que hagan esto posible”.
    Munyo analizó cuáles serían esas barreras para lograr este aumento de producción, y señaló que “la clave es mejorar las condiciones de ingreso de la carne a los mercados, principalmente a los países de mayor poder adquisitivo, como Estados Unidos, Japón y Corea del sur”. Consideró que se perdió mucho tiempo y que por lo tanto las exportaciones cárnicas enfrentan una mayor competencia respecto a otros países en cuanto a los aranceles aduaneros a pagar. “Uruguay tiene que avanzar con velocidad y con urgencia en este tema porque se ha perdido mucha posición en este sentido”.
    Sobre el impacto que ha tenido el informe, Munyo señaló que el sector productivo lo ha validado, así como la industria frigorífica local y la de capitales extranjeros. “Existe un alineamiento muy importante de que esto es real y posible, y que están dadas las condiciones, si se materializan los cambios que se necesitan, para generar una oferta exportable para los mercados que se podrían abrir o para mejorar el acceso a ellos”.
    Por todo lo expuesto anteriormente, el informe concluye que “vale la pena todo el esfuerzo que se pueda hacer para lograr el objetivo de aumentar sustancialmente la producción de carne en Uruguay”.


    Frases
    “cuando se mira en perspectiva cuánto derrama la carne sobre el resto de la economía, es de los sectores que tiene impacto directo más alto, superando al sector lácteo y al de la celulosa, además del rubro hotelero, la construcción”

    “Si se duplicara la producción de carne, el impacto directo ascendería a USD 2.670 millones, el impacto indirecto a USD 4.458 millones y el impacto inducido a USD 4.692 millones”

    “Es un sector que no solo tiene impacto a través de PBI sino que tiene potencial para aumentar sustancialmente el empleo en el Uruguay cuando estamos en un contexto de mucha necesidad de puestos de trabajo”

    Seguir leyendo
  • 2020-11-25

  • pantallauruguay.com.uy