2021 será un año más favorable para el agro

Volver
2021 será un año más favorable para el agro
  • Perspectivas

  • 2021 será un año más favorable para el agro

  • La suba que vienen registrando los valores de las materias primas en el mundo podrían perdurar en el tiempo ya que responden a factores generales más allá de los particulares de cada commoditie. La recuperación de la economía mundial de la mano de China y la desvalorización del dólar frente a algunas maneras, son los principales factores que explican estas subas. Para el economista Aldo Lema, así como las Bolsas anticipan el escenario después de la pandemia, las materias primas van previendo un mayor crecimiento de las economías, algo que, a su entender, tiene fundamentos sólidos debido a que ya se observa una recuperación de la economía China.

    El especialista reconoció que ha empezado a haber un debate más intenso sobre si estamos empezando un “super ciclo” de commodities. “El año pasado dije que estábamos ante un rebote de precios que podía ser más permanente, es decir, que no era necesariamente un rebote transitorio. La duda era sobre si la suba iba a ser de tal magnitud como en la década anterior. Pero efectivamente creo que estamos entrando a un período de precios altos y eso tiene que ver, por lo menos, con factores generales”, aunque destacó que también existen particulares de cada commoditie. En cuanto a los factores generales destacó que se observa una recuperación en la economía mundial. Sostuvo que el peor momento fue el segundo trimestre del año, con altibajos en función de la evolución de la pandemia en Europa o EEUU. De todas formas, el motor de la economía mundial y la locomotora en términos de la evolución de los precios de las materias primas es China, país que tuvo su peor caída en el primer trimestre de 2020 cuando su economía bajó cerca de 20%, pero que se recuperó fuerte en el segundo trimestre, continuando esta tendencia en el tercer y cuarto trimestre. “Si bien en el 2020 China solo creció 2% por ese muy mal primer trimestre del año, hoy ya está en un ritmo de recuperación creciendo a tasas de 6% o 7%, y como rebote del año anterior, en 2021 seguramente crezca en el eje del 8%”, puntualizó Lema. A su entender, este fenómeno es clave para explicar la mayor demanda de commodities.
    El segundo factor de incidencia en la suba de los precios de las materias primas es el debilitamiento global del dólar. Tuvimos un período de “precios bajos”, que empezó en 2013-2014 y se extendió hasta 2020 el cual coincidió con una fase en el mundo de “dólar fuerte. Pero este ciclo parece haber terminado, por lo que estamos en una etapa de dólar más débil”. Lema destacó en particular la realidad del dólar frente al yuan, la moneda china. “Por ser el país asiático, de alguna forma ganadora en este ciclo, evidentemente su moneda se está fortaleciendo. Al devaluarse el dólar, los precios de las materias primas suelen subir”.
    Para el economista, también hay fenómenos puntuales que están incidiendo en esta recuperación de los commodities, como en el caso de la soja, los problemas climáticos, en el petróleo la menor movilidad de las ciudades y el trasporte, etc. “Pero tenemos un fenómeno que es generalizado y es que tenemos a la soja en el eje de los USD/ton 500, la carne bovina cerca de USD/ton 4.000, el arroz en Houston en el eje de los USD/ton 650; se registraron también alzas muy fuertes de la celulosa en China, al tiempo que en la última licitación de Foterra la tonelada de leche en polvo entera cotizó cerca de los USD 3.300”. Lema resaltó que siempre existen explicaciones individuales en cada materia prima, pero hay dos factores muy generales que están atravesando transversalmente estos precios, como la recuperación de la economía mundial y el debilitamiento del dólar frente a algunas monedas como el yuan.
    En cuanto al efecto de la pandemia, Lema sostuvo que “en el corto plazo, es un factor que no ha permitido una recuperación más plena de los precios de las materias primas”. Agregó que si los precios están subiendo es porque están anticipando que “con el fin de la pandemia, puede venir un ciclo de crecimiento alto en el mundo, como se ha visto en otros períodos saliendo de crisis”. Lema resaltó que esta pandemia ha sido única en la historia de la humanidad dada las relaciones y la globalización de la economía mundial, pero manifestó que tiene características parecidas a otras crisis por registrarse una detención de la producción transitoria, con reacción de políticas de los bancos centrales y de los gobiernos. “Así como las Bolsas anticipan el escenario después de la pandemia, las materias primas van previendo un mayor crecimiento”.
    Para el especialista, esa recuperación ya se está viendo en algunas partes del mundo, como en el caso de China. “Este país está creciendo a un ritmo como no lo hacía desde hace un tiempo atrás y, por lo tanto, se refleja en la demanda. No es que estemos viendo fundamentos artificiales o especulaciones que no tienen justificación”. De todas formas reiteró que la pandemia está incidiendo en que las alzas de los commodities no sean mayores, pero una vez que este fenómeno esté controlado, consideró que el efecto sería positivo. “No olvidemos que parte de lo que está ocurriendo tiene que ver con los estímulos de países como EEUU, y esos estímulos probablemente van a aumentar en el corto plazo”. Aseguró que el nuevo gobierno demócrata liderado por Joe Biden va a impulsar estímulos adicionales por el lado fiscal, mientras que la Reserva Federal va a mantener tasas bajas por un tiempo largo. “Podemos tener un ciclo favorable mientras estos estímulos estén desplegados. Y esos estímulos estarán desplegados por un tiempo, más allá de que esté controlada la pandemia, por lo menos un par de años más”, estimó. Por lo tanto, Lema consideró que estos ciclos de precios altos podrían permanecer en el horizonte.
    Lema entiende que Uruguay está “relativamente bien posicionado” para capitalizar este ciclo favorable. Si bien ha habido una primera ola en la pandemia que puede tener efectos de corto plazo, en la medida que se pueda vacunar a la población en el correr de este año, los efectos de paralización o restricciones a la producción “deberían ser más bien acotados”. Por otro lado, aseguró que el sector más relevante que captura estos precios altos de los commodities es el agropecuario, donde las restricciones de producción por la propia pandemia han sido acotadas.
    Por otro lado destacó que, para recibir inversiones ante este escenario de precios que cambia las ecuaciones de rentabilidad de manera favorable, Uruguay tiene posibilidades.
    Como señales contraproducentes, indicó la iniciativa de restringir la producción forestal, considerando que pueden dañar las perspectivas de inversión.
    Por otro lado, destacó la actitud y conciencia del gobierno acerca de que “debe haber prudencia en materia fiscal y salarial, y que debe haber una política monetaria relativamente expansiva si la inflación empieza a converger en niveles más razonables como para evitar lo que suele ocurrir en estos ciclos”. En este sentido, sostuvo que detrás de estas alzas de precios suele haber una primera etapa que es favorable porque los márgenes aumentan, pero después los costos empiezan a subir y eventualmente van disminuyendo esos márgenes. “Por eso, cuando se empiezan a desplegar estos escenarios más favorables para la producción, las políticas deben ser mantenidas con cautela y cierto grado de austeridad para no frenar la expansión que puede venir”. Y agregó que “me da la sensación de que Uruguay está bien posicionado para capturar ese ciclo, aunque hay desafíos”.
    El otro elemento importante es el climático, donde no tenemos un control y que “eventualmente podría impedirnos capitalizar estos mejores precios. Si este riesgo se despejara, deberíamos esperar un año 2021 para el sector agrícola, ganadero y forestal muy positivo y favorable”, concluyó.

    Seguir leyendo
  • 2021-01-26

  • pantallauruguay.com.uy