FALTA MENOS

Volver
FALTA MENOS
  • SANIDAD

  • FALTA MENOS

  • “Hay un grupo fuerte de gente motivada, con ayuda del exterior como el USDA y la COPEC, que nos hace pensar que la erradicación de la mosca de la bichera es posible”

    El gobierno avanza junto a las gremiales agropecuarias en el borrador del proyecto de Ley para la campaña de control y erradicación del gusano barrenador del ganado. Para ello, Uruguay proyecta dispersar 28 millones de moscas estériles por semana durante dos años, evitando así que la mosca se reproduzca. Tras el encuentro con representantes de las gremiales, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte recordó que este flagelo le cuesta al país unos 40 millones de dólares anuales.
    En el encuentro participaron representantes de la Federación Rural, la Asociación Rural y de la Cooperativa Agrarias federadas, y allí se avanzó en el borrador para el proyecto de Ley destinado a la campaña de control y erradicación de la mosca de la bichera. “Entendemos que tiene que haber un marco legal que ampare este proyecto”, razón por la cual considera que debe tener tratamiento parlamentario.
    “Era una instancia importante en este compromiso que se está enfrentando, que es el tratamiento contra la mosca de la bichera, y esta es la instancia en la que un grupo interinstitucional el cual estuvo trabajando casi un año reuniéndose semanalmente, presentó su trabajo a las gremiales”, aseguró el jerarca, agregando que “acá tenemos el apoyo del USDA (el Departamento de Agricultura de EEUU) y la COPEC (Comisión Panamá-EEUU) de Panamá, compartiendo su experiencia en la materia”.
    El secretario de Estado resaltó que Uruguay sufre una pérdida directa de 40 millones de dólares por año por la mosca de la bichera. “Es el momento de encarar este programa junto con los productores”. En este sentido destacó que el programa de erradicación de la mosca de la bichera debe ser dirigido por productores ya que es “por y para ellos. El rol de ellos es fundamental porque sin los productores no tiene sentido”, subrayó.
    El plan de acción consiste en un año de preparación con información, dos años para dispersar 28 millones de moscas por semana en determinadas regiones del territorio nacional y otro año de conservación. La tecnología que se considera utilizar es la del macho estéril y, si bien no descartó otras que se están utilizando actualmente, sostuvo que se necesita más tiempo para su elaboración. “Hay que aprovechar un momento en el cual se han dado una serie de aspectos que viabilizan aspirar a poder hacerlo. Hay un grupo fuerte de gente motivada, con ayuda del exterior como el USDA y la COPEC, que nos hace pensar que la erradicación de la mosca de la bichera es posible. No es fácil, pero creemos que es un desafío que llegó el momento de encarar”.
    Uriarte sostuvo que esta técnica se aplicó con mucho éxito en la década del 50 en algunos países de América Central, América del Norte y el Caribe, donde se ha erradicado. “Hoy existe un corredor de unos 100 km de ancho a nivel de Panamá donde se siembran moscas estériles, para impedir que la mosca vaya de América del Sur a América Central. Esto se basa en un hecho de la naturaleza muy sencillo. La mosca de la bichera copula una sola vez en su vida y si en ese momento se relaciona con un macho que es estéril, no se reproduce”. Los machos son esterilizados por irradiación de rayos gama en una planta de energía atómica localizada en Panamá, con la cual Uruguay mantiene contacto desde hace tiempo porque está interesado en utilizar esa tecnología.
    Por último Uriarte destacó la disposición de los técnicos de Panamá y EEUU para colaborar con los productores uruguayos con el fin de lograr la erradicación del gusano barrenador y que Uruguay no fracase en este sentido. “Ahora los productores deben analizar la propuesta, hacer las correcciones que consideren pertinentes, y ver su viabilidad”, puntualizó.
    En lo que respecta al financiamiento y el costo, Uriarte dijo que el plan tomado como referencia contempla una inversión inicial de U$S 4 millones de costo anual, con máximo de U$S 18 millones al quinto año. El costo máximo asociado a mantener una posible barrera limítrofe es de U$S 16 millones por año”.
    El ministro Uriarte explicó que “se creará un fondo o una herramienta parecida, que dure 30 años, de forma tal que la cuota a pagar por los actuales beneficiarios sea la mínima posible”

    Seguir leyendo
  • 2021-03-23

  • pantallauruguay.com.uy