Preñez muy irregular

Volver
Preñez muy irregular
  • Actualidad

  • Preñez muy irregular

  • A pesar de que gran parte del país sufrió los efectos del déficit hídrico, los diagnósticos de gestación están arrojando resultados que, si bien varían mucho según las zonas, no son tan negativos como se pensaba. Está claro que para muchas zonas las lluvias de fines de enero y febrero no llegaron a tiempo para revertir el escenario, reflejándose en preñeces muy bajas. Pero los establecimientos donde las vacas se lograron preñar temprano y posteriormente tomaron medidas adecuadas, sumado a las lluvias de febrero, alcanzaron resultados más alentadores.
    Lo cierto es que nuevamente éste será un año de preñeces caras ya que el productor, para lograr buenos resultados, tuvo que tomar medidas de manejo, como el destete, que terminan encareciendo la ecuación.
    Otra característica de este período de preñez es que en muchos casos los productores optaron por alargar los entores. Esto de alguna forma permitirá mejorar los porcentajes, pero traerá como consecuencia pariciones tardías y terneradas más chicas.
    Comenzando a analizar la realidad por zonas, el directivo del Centro Médico Veterinario de Paysandú, Lauro Artía, aseguró que en aquellos establecimientos en los cuales se realizó inseminación y los toros se retiraron antes, se observan resultados muy buenos “por encima del 90%, mientras que, en el caso de los ganados de primera cría con la realización de destete precoz, el porcentaje alcanza el 80%”.
    También se observan establecimientos donde las ecografías están arrojando porcentajes más dispares que van desde el 50% al 70% de gestación en ganados de cría. Estos números varían según las zonas donde llovió bien y donde prácticamente no hubo precipitaciones. “La dispersión es importante y fueron influenciados por la disponibilidad forrajera que hubo durante el servicio”, puntualizó.
    “La adopción de tecnología sin duda impacta sobre la preñez” acotó Artía, pero señaló que uno de los factores de preocupación es el incremento de los costos para los ganaderos en cuanto a la implementación de medidas, como el destete precoz y la compra de raciones. De todas formas, resaltó que los valores de los terneros son interesantes en el mercado de la reposición, lo que alienta al productor.
    Artía sostuvo que aún no están evaluando los resultados de aquellos productores que alargaron el período de entore. “En las zonas que estaban más comprometidas, no creo que prolongando el entore hayan solucionado algo, pero sí creo que será fundamental el cambio en la situación de los ganados y que entren en una mejor condición corporal al invierno”, sostuvo.
    En el centro del país, en tanto, el veterinario Santiago Bordaberry destacó que nuevamente se observan porcentajes de preñez más bajos que otros años, salvo en los casos en los que los productores tomaron medidas de manejo “radicales” como destetes completos, asegurando que en esos casos puntuales los números son favorables.
    La realidad de la zona varía en función de cuánto más al sur o al norte se encuentre el establecimiento. Bordaberry también señaló que aquellos productores que, por las condiciones de sus campos pudieron retirar sus toros sobre fines de febrero, tuvieron mejores resultados que aquellos que debieron retirarlos en enero. “Los que estiraron el entore lograron algunos celos que fueron gracias a las lluvias de finales de enero”, puntualizó.
    En tanto, el veterinario Emilio Machado de la zona este del país sostuvo que en su área de influencia éste ha sido un año sumamente complicado. “Venimos con un retraso importante en las fechas de las ecografías. Al retirar tarde a los toros, se retrasaron los diagnósticos de gestación”, puntualizó. Para el veterinario esto era esperable porque el clima favorable para preñar ganado parido de manera más tardía fue después de que llovió. Los lotes paridos de manera temprana vienen arrojando resultados “normales y hasta buenos, mientras que los paridos tarde, arrojan resultados malos. Vemos lotes con preñeces que son un desastre, mientras que los que fueron sometidos a destete precoz lograron tener un desempeño normal dentro de un verano seco”. En este caso las preñeces rondan el 60%, puntualizó.
    Machado señaló que en el otro extremo se observan establecimientos con preñeces que apenas alcanzan al 15% o 20%. “No nos sorprende porque en el este la situación era dramática hasta febrero cuando empezó a llover”, sentenció. A su entender, a pesar de que con las preñeces más tardías algo se va a mejorar este número, el costo se va a sentir con el atraso en la parición de los próximos partos. “Los productores tuvieron que esperar los rebrotes de febrero, tras las lluvias, para poder entorar esas vacas”.
    En tanto, en el litoral norte el escenario es más alentador, con porcentajes que en promedio alcanzan el 85%, según sostuvo el veterinario Guillermo De Nava. A su entender, los mejores resultados nuevamente se observan en los establecimientos que tomaron medidas adecuadas, pero de todas formas señaló que en muchos casos esos mismos rodeos muestran menores porcentajes que el año pasado.

    Seguir leyendo
  • 2021-04-30

  • pantallauruguay.com.uy