“Decidimos con el productor que modelo de negocio ejecutar”

Volver
“Decidimos con el productor que modelo de negocio ejecutar”
  • Inversión

  • “Decidimos con el productor que modelo de negocio ejecutar”

  • El fideicomiso Bosques de la Serranía, administrado por Maderas del Uruguay, está buscando productores ganaderos de la zona sureste interesados en arrendar sus campos para forestación. Si bien el valor de la renta varía según cada establecimiento, como referencia para un predio a 200 km de Montevideo podría alcanzar los 140 US$/ha/año, al tiempo que se destaca que el diseño del plan forestal se realizaría en conjunto entre el productor y la empresa. Dentro de los beneficios, se destaca la seguridad ya que se trata de un contrato a 20 años, la diversificación y la posibilidad de integrar la ganadería con la forestación.
    Bernardo Riet, gerente de Maderas del Uruguay, administradora del fideicomiso financiero Bosques de la Serranía, explicó que en mayo de 2019 el fideicomiso emitió Certificados de Participación a través de la Bolsa Electrónica de Valores por un monto de US$ 67 millones, siendo Maderas del Uruguay el administrador. El objetivo de ese fideicomiso es adquirir 11.000 has de tierras totales y 6.000 has de tierras para forestar bajo contratos de arrendamiento con productores ganaderos, haciendo foco fundamentalmente en la zona sureste del Uruguay. “La zona de influencia son los departamentos de Lavalleja, Maldonado, Rocha, parte de Canelones, sur de Treinta y Tres y parte de Florida”, explicó Riet.
    Detrás de Maderas del Uruguay, que es una empresa comercial que exporta madera chipeada, están Foresur G.I.E y Grupo Forestal S.A. “Esas empresas operan desde hace ya varias décadas en el sureste del Uruguay, comercializando los bosques de los productores”, explicó Riet. Con el objetivo de conquistar nuevos mercados de exportación, Foresur y Grupo Forestal realizaron una inversión en la planta de chipeado de madera CHIPPER S.A que cuenta con una capacidad de chipeado de 450,000 bdmt.
    Esas dos empresas trabajaron en el sureste del país con el Eucalyptus Globulus que es una especie que se ubica en esa zona. “Como esa especie, se dejó de plantar, la estamos sustituyendo por otra, pero como ya veníamos trabajando en esa zona, en la que además toda la madera confluye hacia el puerto de Montevideo, nos sentimos muy cómodos en esa área”. El gerente de Maderas del Uruguay explicó que actualmente tienen un fuerte flujo comercial hacia Europa al tiempo que este año comenzó una corriente muy importante hacia Asia, fundamentalmente hacia China.
    La empresa se encuentra actualmente en la etapa de búsqueda de productores interesados en arrendar sus campos con destino a la forestación. Los precios de arrendamiento son personalizados según el establecimiento, y están en función de la distancia a Montevideo, ya que “para la forestación el flete es un rubro muy importante”, pero también incide el tipo de suelo, la escala que se pueda realizar en el establecimiento, la logística, etc. Como referencia, Riet explicó que un productor a 200 km de Montevideo podría llegar a cobrar entre 130 y 140 US$/ha efectiva por año. “El modelo de negocio es exclusivo de renta forestal, y creemos que está muy por encima de una renta ganadera. Lo que nos interesa es juntarnos con el productor y diseñar la forestación en conjunto. Queremos que el productor y la empresa forestal se pongan de acuerdo, no solo en el valor de la renta, sino en cómo quieren que sea la forestación en su predio”, resaltó.
    A su vez, destacó que el negocio tiene tres aspectos importantes a considerar. En primer lugar, el tema de la seguridad. En este sentido Riet sostuvo que estos arrendamientos le garantizan al productor un ingreso anual fijo durante 20 años por esa renta forestal. “Eso es una tranquilidad para el productor ya que sabe que durante todos esos años contará con un monto que le ingresará a su establecimiento por tener una renta forestal. Esto va a estar desligado a factores climáticos y de mercado. Una vez que se cierra un acuerdo comercial, el productor ya sabe que por 20 años va a recibir ese dinero”.
    El otro aspecto importante que resaltó es la diversificación. “Hoy vemos que las rentas ganaderas se están afirmando, pero sabemos que los años son cíclicos, por lo cual diversificar la producción siempre es una buena estrategia”.
    El tercer componente que considera importante es el de la integración. En este sentido sostuvo que introducir el rubro forestal en un predio ganadero tiene la ventaja del abrigo, la sombra, etc. “En aquellas partes del campo que son más duras o que tienen menos índice Coneat, pensamos entrar con la forestación”.
    El contrato es por dos cosechas. Estrictamente establece 19 años más 2 adicionales. “Una vez que termina el contrato, al productor le queda un monte remanente para un tercer turno que, a los 9 años, también lo podría cosechar siendo de su propia ganancia”.
    El objetivo de la empresa es acceder a 6.000 has, razón por la cual la aspiración es alcanzar unas 100 has mínimas por productor. “Tampoco le decimos que no a una escala menor”, aclaró.
    Riet señaló que en el diseño con el productor la empresa puede hacer cortinas de abrigo y sombra, pero siempre que esté ligado a una escala mínima en el establecimiento que se pueda cosechar.
    En cuanto a la compra de has. si bien aún queda un remanente para alcanzar el objetivo de las 11.000 has previstas, Riet sostuvo que las mismas vienen a buen ritmo.
    Aquellos productores que estén interesados en arrendar sus campos para forestación podrán contactarse al 092 403 328 o a través del correo electrónico fomento@madelur.com.

    Seguir leyendo
  • 2021-05-24

  • pantallauruguay.com.uy