El invierno siempre llega

Volver
El invierno siempre llega
  • Producción

  • El invierno siempre llega

  • La disponibilidad de pasto en este invierno es baja y se fue más rápido de lo previsto, según una encuesta del Instituto Plan Agropecuario. Tras la consulta realizada a 390 productores que integran la Red de Información Nacional Ganadera (RING), quienes fueron encuestados sobre las variables más importantes de los sistemas productivos ganaderos, Carlos Molina director del Plan, destacó que la percepción de los productores coincide con los datos relevados por el Instituto que muestran que el promedio de altura del pasto es de 3,84 cm. Por eso insistió que es fundamental el monitoreo permanente y objetivo de la disponibilidad de forraje, atendiendo además la evolución del rodeo, priorizando categorías, para pasar esta segunda mitad del invierno de la mejor manera posible.
    Mes a mes, el Instituto realiza una encuesta de percepción de cómo están las empresas ganaderas de los productores asociados al Plan Agropecuario. En este sentido, los datos recabados hasta el 15 de julio muestran que “hay menos pasto que en el otoño y que se fue más rápido de lo previsto”. El 76% de los productores informaron que en sus predios la altura del pasto en el campo natural era menor a 5 cm, “lo cual es una medida que es crítica”, disminuyendo la disponibilidad de forraje respecto a la encuesta anterior. El 61% de los productores reportaron disponibilidades de entre 3 y 5 cm, mientras que el 15% ya están reportando contar con 3 cm o menos de altura de pasto. “Esto es un llamado de atención” calificó Molina, recordando que el ingreso al otoño fue con una buena disponibilidad de pasto. La primavera había sido magra, al tiempo que el verano se había recuperado a partir de la primera mitad tras las lluvias. Luego, el otoño transcurrió con buenas tasas de crecimiento de campo natural, incluso con condiciones climáticas que Molina describió casi como primaverales, pero señaló que rápidamente el pasto se fue. Por eso destacó que es fundamental el monitoreo permanente y objetivo de la disponibilidad de forraje y la presupuestación forrajera para tomar medidas. “Es clave para este momento porque todavía nos quedan dos meses de invierno por delante”. Contrastando estos valores informados por los productores con las mediciones objetivas realizadas en el marco del Proyecto Gestión del Pasto, existe una estrecha relación. En el marco de ese proyecto se realizaron 17.000 mediciones en 600 potreros que representan 28.000 ha y el promedio de altura del pasto fue de 3,84 cm, señala el informe del Plan Agropecuario. “La medición objetiva tiene una muy estrecha relación con lo que están percibiendo los productores en cuanto a disponibilidad de pasto. Es decir que la percepción de los productores es realmente ajustada a la medición objetiva, lo que demuestra que la situación es complicada”.
    Las haciendas, en tanto, empiezan a mostrar los efectos de la llegada del invierno. El 22% de los productores informaron una condición corporal (CC) mayor a 4; mientras que se incrementó el número de productores que reportaron sus rodeos con CC por debajo de 4, este valor alcanzó al 78%, de los cuales el 6% informó que sus rodeos se encuentran por debajo de 3,5, en condición crítica. El estado de los rodeos transmitido por los productores a inicio de invierno indica la necesidad de seguir muy de cerca la evolución del mismo, de tomar medidas y de priorizar categorías, señala el informe. “Asociado a la disponibilidad de pasto que hay en los campos, es necesario tomar medidas, atender muy de cerca la evolución del rodeo y priorizar las categorías. Esto es fundamental para poder pasar esta segunda mitad del invierno de la mejor manera posible”, sostuvo Molina. Es claro que los ganados van a perder estado, pero el objetivo debe ser que pierdan el menor posible para enfrentar una primavera y un parto, en el caso del rodeo de cría, de la mejor manera.
    Consultados los productores sobre el peso de las vaquillonas de 1 a 2 años, mientras que el 32% reportó pesos por debajo de 240 kilos, para el 68% restante las vaquillonas superaron ese peso promedio. “Sabemos que es fundamental para el desempeño reproductivo en su primer servicio y en el futuro mediato el estado de esta categoría a la entrada del invierno y su evolución”. Molina señaló que la mitad de los productores ya están suplementando su recría, lo cual es importante como estrategia para complementar la situación forrajera. Esto trae aparejado, sin duda, preñeces más caras y de menor calidad porque son más tardías, sostuvo Molina. “Esto se va a ver recién en el parto de la siguiente primavera”, enfatizó. Por eso resaltó la importancia de prestar especial atención a esta categoría.
    Con relación al invierno pasado, Molina recordó que el año anterior hubo una seca en otoño, lo que complicó la disponibilidad de pasto y el estado de los ganados. “Este año salimos mejor del otoño, entramos mejor al invierno, pero el pasto se fue más rápido de lo pensado”, recalcó.

    Seguir leyendo
  • 2021-07-29

  • pantallauruguay.com.uy